La Torre de Babel

,
La Torre de Babel

“La torre de Babel (1947) evoca  una atmósfera similar, con notable vigor plástico. La Humanidad, de la que sólo se ve la cabeza, está encerrada en una torre, es decir, se encuentra prisionera de sí misma. Las tres prohibiciones, Ni Ver, ni Oír, ni Hablar,  reaparecen. Los hombres erigen un muro para aislarla, algo realmente premonitorio concebido mucho antes de que se construyera el de Berlín. El recuerdo del Bosco deja flotar un aura surrealista, aunque ya sabemos de los labios de Forner que no se consideró nunca dentro de esa tendencia.”  Whitelow, Guillermo. Raquel Forner. Ediciones de Arte Gaglianone , Buenos Aires,1980 .

La torre de Babel, fechada en 1947, pertenece a la serie Las rocas. Acá, aparece tratado el mito hebreo[6]. Nuevamente, la inserción del mito lleva a pensar en el desorden y la confusión, intensificada por una paleta de colores cálidos que contrasta con las sombras del cielo. Presenta el momento de la construcción de una torre, que aprisiona a cuatro mujeres, esclavizándolas. Se trata de una alegoría: esta empresa connota simultáneamente, el esplendor y las miserias del hombre. En otras palabras, podemos ver el intento humano de alcanzar lo divino. En este sentido, la obra presagia que ese afán de desplegarse acabará con la destrucción de la empresa y la dispersión de los sujetos. Con respecto a esto, Luisa Rosell afirma: El hombre, actor y destinatario, asiste y participa del largo período de gestación de una humanidad que pugna por renacer de las cenizas que ella misma esparció al desoír sus principios naturales de conservación y equilibrio [7] En efecto, la humanidad perderá el destino que ha planificado, al sucumbir el proyecto babélico. De hecho, el desencadenamiento incontrolado de las fuerzas naturales entraña inexorablemente la muerte. En este aspecto, el mensaje de Forner es preventivo y funesto. Sin embargo, esta concepción dramática de la existencia, que marcará las series mencionadas, cambiará radicalmente en las obras posteriores. Prof. Rosana D. Molero,  Cipolletti, julio de 2002. Leer más: http://www.monografias.com/trabajos65/raquel-forner/raquel-forner.shtml#ixzz4NXUlYdlS

—-

Skills

Posted on

21 febrero, 2017